Seleccionar página

El uso de la atención plena (mindfulness) nos permite disponernos mejor para la oración, que es trato de amistad con Dios.

– Claudia Morales Cueto

 

Un día en el catecismo, cuando tenía alrededor de 7 años, la catequista nos leyó una lectura del libro de Samuel. Ella era muy joven. La recuerdo vestida al uso de los años setenta del siglo pasado, con una minifalda beige, suéter de cuello de tortuga color crema, botas color café a las rodillas y el pelo suelto, largo y lacio. La veo en mi mente, pero no recuerdo su nombre. Esta lectura se refería al pasaje en el que Samuel escucha el llamado de Dios (1Sm 3,1-10), pero no sabe que es Él, sino que cree que es el sacerdote Elí quien lo llama. Es hasta la tercera vez que Elí comprende que Dios llama a Samuel y le dice que, la próxima vez que escuche la voz, conteste: “Habla, que tu siervo escucha”. Me acuerdo que me quedé asombrada. Aunque todas las noches mis hermanos y yo rezábamos con nuestra mamá, esa fue la primera vez que me di cuenta que Dios también nos habla. Desde entonces siempre he querido escucharle y por ello quiero compartir contigo algunas formas en las que la atención plena puede disponernos a esa escucha.

Mira el video de la clase

Los deseos de orar

Si estás leyendo este blog es porque quizá tú también has tenido deseos de Dios. Santa Teresa nos narra en el libro de la Vida cómo deseaba orar y cómo hasta que descubre que la oración es un trato de amistad con Dios puede comprender que debe cuidarse como una relación, con la frecuencia en el trato, con atención y afecto. Por eso afirma que orar es tratar de amistad  tratando muchas veces a solas con quien sabemos nos ama (V8,5).

Las relaciones requieren atención

Atender a las relaciones

En mi camino por aprender a orar a veces me he encontrado con quienes ponen mucho énfasis en la relajación, mientras que otros ponen mucho énfasis en el rigor. Santa Teresa no enfatiza ni la relajación ni el rigor, sino la suavidad, es decir, llevar a cada persona según su necesidad y su madurez (V11,16; 2M1,10). Y también señala muchas veces que hay que orar con advertencia o consideración, es decir, poniendo atención.

“La puerta para entrar a este castillo es la oración y consideración, no digo más mental que vocal, que como sea oración ha de ser con consideración; porque la que no advierte como quién habla y lo que pide y quién es quien pide y a quién, no la llamo yo oración, aunque mucho menee los labios” (1M1,7).

Teresa, una mujer de deseos

Desearlo

Leer a santa Teresa es descubrir a una mujer con grandes deseos de amistad y vida en relación, tanto con las personas como con Dios. Pero ella sabe que no es suficiente con esa primera motivación, sino que es necesario determinarse a la relación, es decir, tomar una decisión firme para cultivarla, cuidarla. También se requiere disposición, es decir estar preparado y dispuesto para la relación. El uso de la atención enfocada al momento presente o atención plena es una manera de disponernos, de prepararnos para la escucha. Puede animarnos también saber que, como enseña san Juan de la Cruz:

“Si el alma busca a Dios mucho más la busca su Amado a ella” (LlB3,28).

¿Qué es la atención plena?

Los psicólogos definen a la atención plena como la autorregulación de la atención al momento presente con curiosidad, apertura y aceptación, ya sean experiencias internas (pensamientos, recuerdos, emociones) o externas (sonidos, experiencias visuales o táctiles) (Bishop, Lau, Shapiro, Carlson, Anderson, Carmody y Devins, 2004).

La autorregulación es la fortaleza de carácter que nos ayuda a controlar los impulsos y ser dueños de nosotros mismos. Nos ayuda también a desarrollar buenos hábitos, a establecer rutinas o rituales y a evitar la reactividad. En el caso de la atención plena, la autorregulación permite que la persona enfoque su energía psíquica a lo que está ocurriendo en el ahora.

La curiosidad nos ayuda a explorar el mundo, pero usarla para sostener la atención plena implica explorar únicamente las experiencias que están ocurriendo en el momento presente. La curiosidad y la autorregulación trabajan juntas, así podemos observar lo que ocurre en el ahora.

La fortaleza de apertura mental es la que facilita la tolerancia y aceptación del momento presente como se presente. Es decir, la atención plena o mindfulness se puede practicar en cualquier circunstancia, no requiere estar sentado en un cojín o que estemos en un momento de disfrute y relajación.

Un ancla o recordatorio útil para conectarnos con el momento presente es la respiración, pues este aliento de vida solo ocurre en el ahora. Podemos practicar regresar a la respiración cada vez que nos distraemos, con ayuda de la flexibilidad de la atención.

La oración mental

En la época de santa Teresa prácticamente se prohibía la oración mental a las mujeres, pues la inquisición favorecía el control de conciencias. Sin embargo Teresa era una mujer con una mente clara y lógica y afirma:

“No está la falta para ser o no oración mental en tener cerrada la boca; si hablando estoy enteramente entendiendo y viendo lo que hablo con Dios… junto está oración mental y vocal” (C22,1).

Como todo acto comunicativo, la oración requiere poner atención en lo que se dice y cómo se dice, así como en lo que se escucha o se percibe. La atención plena, al enfocarse en el presente, permite que la persona se recoja dentro de sí misma y entre a su morada habitada e iluminada por Dios. La oración es entonces un ejercicio de atención amorosa, como lo enseña san Juan de la Cruz (2S13,4).

¿Te distraes?

Distracciones

No eres el único. Es díficil atender lo que ocurre en el presente, porque nuestro cerebro siempre está activo. El  presente se define como un periodo de tiempo en el que procesos psicológicos agrupan juntas pequeñas unidades de percepción en la más pequeña unidad global (gestalt) que tiene sentido en el contexto de una relación (Stern, 2004, citado por Niemiec, 2014). Este periodo dura de 1-10 segundos (3-4 en promedio) y es lo que subjetivamente conocemos como el AHORA. . Es de corta duración, pero es el bloque básico con el que se construye cualquier experiencia de relación. La oración de recogimiento se ve muchas veces interrumpida por las distracciones, por eso puede fortalecerse con ayuda de la atención plena.

La atención plena y el recogimiento sólo pueden manifestarse en el presente. En la oración, el presente es el momento para recibir la gracia, como lo expresa sentidamente santa Teresa:

“Recuperad, Dios mío, el tiempo perdido con darme gracia en el presente y porvenir, para que parezca delante de Vos con vestidura de bodas, pues si queréis podéis” (E IV, 2).

Entrar a la primera morada

Llave de la atención

Los fundamentos para entrar a nuestro castillo interior son que somos hijos de Dios, creados a su imagen y semejanza, que podemos comunicarnos con Él. Como principiantes en la oración quizá no sabemos cómo expresarnos, pero podemos disponernos a la oración haciendo silencio interior con ayuda de la autorregulación y enfocándonos en la escucha de Dios por medio de la curiosidad y la apertura mental. Como señalé arriba, la atención plena no es la oración, pero es una excelente disposición para la escucha atenta y el habla atenta. Quien recorre la primera morada puede recordar el Padrenuestro, la oración que Jesús enseñó a sus discípulos, y orarla despacio, con mucha atención, meditando cada una de las frases. Así como los niños pequeños aprenden a hablar repitiendo palabras, podemos en esta morada aprender a orar por medio de rezos y oraciones escritas por otras personas.

Si la puerta del castillo es la oración, hoy te invito a que uses la llave de la atención para abrir esa puerta y recorrer tu hermosa morada, para que entres a tu lugar más íntimo, en el que pasan las cosas de mucho secreto entre Dios y el alma (1M1,3).

En la grabación de la clase hay también una oración guiada, por si quieres seguirla.

Referencias:

Teresa de Jesús. Las Moradas, editadas por el Padre Tomás Álvarez.

Bishop, S. R., Lau, M., Shapiro, S., Carlson, L., Anderson, N. D., Carmody, J., Segal, Z. V., Abbey, S., Speca, M., Velting, D., & Devins, G. (2004). Mindfulness: A proposed operational definition. Clinical Psychology: Science and Practice, 11(3), 230–241. https://doi.org/10.1093/clipsy.bph077

Morales Cueto, Claudia; Castro Yurrita, Enrique (2013). Entra como puedas. México: Editorial Santa Teresa. Cómpralo aquí.

Niemiec, Ryan (2014). Mindfulness & Character Strengths. A Practical Guide to Flourishing. Boston: Hogrefe Publishing.

©Claudia Morales Cueto, 2020.

 

 

 

 

 

 

Share This